“CASCABEL AL GATO”

Balconeando Por Alejandro Barañano

Bien valdría la pena recordar que en la revisión de fondos federales que se le aplicó al Gobierno de Baja California Sur en el año 2016 por parte de la Auditoría Superior de la Federación, se detectaron recursos por el orden de los mil 227 millones 27 mil 600 pesos mal ejercidos.De estos, mil 165 millones 195 mil 100 pesos fueron catalogados como “recuperaciones probables”o desviados, o sea que fue un recurso que no se utilizó para lo que fue presupuestado ni se localizó en las cuentas bancarias del gobierno estatal.

Habrá quien lo quiera negar, pero el impacto para los sudcalifornianos por estos malos manejos por parte del gobierno de Carlos Mendoza Davis,-ello desde su primer año de gestión-se traduce obviamente en daños que afectan materias sumamente sensibles como lo son la seguridad pública, educación, obra pública y asistencia social.

El rubro que presentó el mayor quebranto al erario público fue el fondo denominado “Gasto federalizado a los entes ejecutores de la entidad federativa y sus municipios”, y por el que el Gobierno de Baja California Sur recibió 2 mil 743 millones 517 mil 400 pesos.

La totalidad del monto antes anotado fue revisado por la Auditoría Superior de la Federación, -misma que concluyó con fecha 30 de junio de 2017-y medio ante la cual se supo queel Gobierno del Estado no acreditó el entero a los ejecutores el 21.3 por ciento de los recursos federales transferidos; lo que significa un daño a la Hacienda Pública por 585 millones 522 mil 700 pesos, esto “por falta de documentación soporte de la recepción de los recursos y envío a las instancias ejecutoras”, se anunció en la misma autoría aplicada.

Estos más de 585 millones de pesos se supone que debieron haberse invertido en programas de apoyo a cultura, deporte, perspectiva de género, tratamiento de aguas residuales, desarrollo turístico, pueblos mágicos y atención médica. No obstante, la administración de Carlos Mendoza Davis no pudo comprobar, aún seis meses después de cerrar el ejercicio presupuestal 2016, por lo que se supone que el dinero pudo haber sido transferido a otros renglones.

Con todo ello y a manera de conclusión, la Auditoría Superior de la Federacióndeterminó que “el gobierno del Estado de Baja California Sur no realizó una gestión eficiente y transparente de los recursos del gasto federalizado”. Textual, sin una letra más ni una menos.

Pues bien, todo esto vienen a colación porque la Comisión Permanente de Vigilanciadel Congreso del Estadosolicitó al titular de la Auditoría Superior del Estado que “de forma inmediata”presente la situación que guardan las observaciones pendientes por solventar del ejercicio fiscal 2017, correspondientes estas a los 26 entes estatales y municipales sujetos a fiscalización de su gasto público, toda vez que ya concluyó el plazo que marca la Ley para presentar las solventaciones requeridas.

Esto se dio a conocer a través del documento que leyó desde la máxima tribuna del Congreso del Estado el presidente de la Comisión de Vigilancia, diputado Homero González Medrano, ello en el orden del día de la sesión de jueves recién pasado, asegurando que en la revisión de la documentación de las 26 instituciones que son sujetas a fiscalización, se presentaron un total de 3 mil 858 observaciones de las que a la fecha siguen pendientes de solventar 2 mil de ellas.

Tan es así, que se tuvo que girar el Oficio CVASEBCS/156/2019al Auditor Superior del Estado,el cual fue firmado tanto por presidente como por el secretario de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior del Estado, donde solicitan que de forma inmediata se les explique sobre las acciones o actuaciones que se llevaron a cabo para que los entes públicos cumplieran con la debida solventación solicitada,o bien, en su caso, den a conocer las acciones legales que se formularon en contra de los ex servidores públicos o servidores públicos responsables de los incumplimientos y que representan aproximadamente mil 800 millones de pesos, cifra que a ciencia cierta no se sabe cuál fue su destino final.

Así que lo que era un secreto a voces para muchos ahora vuelve a la palestra, y todo indica que se avecinan tiempos difíciles tanto para unos como para los otros, ya que el diputado Homero González Medranofue quien tuvo la osadía de “ponerle el cascabel al gato” al asunto y ahora veremos de que cuero saldrán más correas; por lo que quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *