MICRÓPOLIS  Por Bertoldo Velasco Silva – Víctor Castro y Los Comondú

Víctor Castro y Los Comondú

 

Podrá no ser importante para muchos, pero para quienes viven en uno de los oasis Sudcalifornianos más interesantes por su historia y por su gente, si es muy significativo, y nos referimos a San José de Comondú, hermanado por 3.5 km de distancia con San Miguel de Comondú, donde se desarrolla uno de los festivales del Vino Misional más trascendental del noroeste del país, por fin, un gobernador se dio cuenta de la necesidad de tener una vía de acceso y les va a hacer justicia, al instruir se pavimente con concreto hidráulico, ese ejemplar y vistoso camino que une a estos pueblos legendarios y mágicos.

Huracanes y ciclones han pasado por esos pueblos sufriendo por la destrucción del único camino de acceso que tienen, y que constantemente arreglan después de la contingencia los propios lugareños, sin equipo más que con palas, picos y rastrillos para medio acomodar ese camino entre empedrado y de terracería.

Eso sí, la vista es espectacular a los lados, por un lado, el palmar datilar y por el otro, el cantil de rocas que ofrecen figuras, con una flora endémica de esa región, pero sobre todo, un camino para llegar a una de las misiones más importantes de las tres Californias como es la Misión de San José de Comondú, con una antigüedad de más de 300 años.

Son dos pueblos que se dedican a explotar sus huertas aprovechando los árboles frutales de mango, guayaba, papaya, toronja, limón real, higo, calabaza, ciruelos rojos y amarillos, y no se diga el dátil, que después manos expertas convierten en frutas en conserva únicas, por ser una región orgánica, sin olvidarnos por supuesto del dulce que producen cuando es temporada de molienda. Tampoco olvidar a quienes elaborar artesanías a base de la hoja de palma o de sus bordados en tela, todas unas artistas.

Pero además hay algo excepcional que distingue a este de otros pueblos, su rica gastronomía prehispánica, como el chivito asado (a diferencia del que preparan en Monterrey, a donde consumen caprinos de esta región que incluye La Purísima, San Isidro y Los Comondú), se prepara mejor en estas tierras que en la Sultana del Norte. No se diga de la birria, sin igual, el famoso cipai o la barbacoa de res, así como la machaca original metateada.

Punto y aparte merece la producción de la vid, con sus parras donde penden racimos de uva misionera con la cual elaboran ese vino dulce, conocido por todos y que muchos expertos han degustado y señalado como un vino especial por ser artesanal y orgánico, y que precisamente, fue en este mes de agosto, cuando se llevó a cabo la vendimia, la cosecha de la uva, el asolearla para que “agarre color” y después a sacarle ese jugo para convertirlo en vino tipo jerez, y que probablemente se empiece a obtener ahora a finales de noviembre.

La naturaleza fue pródiga en San José de Comondú, donde la belleza de sus alrededores, magnifican lo espléndida que es y que ofrece un espectáculo natural que disfrutamos quienes lo conocemos, lo visitamos y lo frecuentamos, porque no solo es un bello oasis, sino un paraíso Sudcaliforniano.

De ese tamaño es importante San José de Comondú que se localiza a 350 kms al norte de La Paz, pasando por Ciudad Insurgentes rumbo a la sierra, y en Ejido Francisco Villa, otros 40 km, y se llega a San Miguel de Comondú, y 3.5 kms adelante, se encuentra San José de Comondú, donde se ubica la Misión.

Es en esos lugares, que el pasado sábado el gobernador Víctor Castro Cosío, llegó a darles a los lugareños, la mejor noticia, el pavimentar con concreto hidráulico ese pedregoso camino, que gobernadores anteriores nunca quisieron comprometer, porque aducían que no valía la pena y que le quitaban el tiempo al gobierno por tan poquitos kilómetros.

Víctor Castro los visitó y en una reunión con los habitantes de San José de Comondú, en la casa propiedad del General Amador Soto, dio la noticia de esta aunque pequeña, pero importante obra que habrá de beneficiar a ambos pueblos donde viven un promedio de 400 habitantes, y que estará iniciándose en el 2023.

Para quienes conocen a quién esto escribe, fui insistente en el gobierno pasado de Carlos Mendoza Davis, para solicitarle no arreglar el camino, sino construirlo con concreto hidráulico, porque con asfalto, las torrenciales lluvias lo destruirían, y su respuesta siempre fue negativa, pero no solo eso sino que trató de manera despectiva a los habitantes de San José como de San Miguel de Comondú, “que no eran importantes, además, esos pueblos son viejos y se están acabando, no tienen futuro”, así de déspota y prepotente ese exgobernante. Por cierto, ese gobernador panista nunca se dignó en visitarlos ni conocer a su gente y sus necesidades.

A diferencia de Carlos Mendoza, el gobernador Víctor Castro lo visitó el fin de semana pasado, platicó y convivió con la gente, y se comprometió a realizar esa obra que en mucho, ayudará a los habitantes de ambos pueblos originarios que dieron origen a la Sudcalifornidad.

A veces se nos olvida que todos llegaremos a la tercera edad o seremos adultos mayores, pero no por eso merecen se les falte al respeto como lo hizo Carlos Mendoza.

A las personas mayores como los que viven en Los Comondú, por fin se les hará justicia, y esto lo hará el gobierno cercano a la gente, como el que encabeza Víctor Castro Cosío. Y ya que andamos en estos menesteres, también habría que apoyar a estos dos pueblos para que puedan contar con un servicio de telefonía celular y de internet, porque se carece de ambos, porque la comunicación, es muy importante, pues si tienen que llamar, tienen que “bajar” más de 50 kms hacia Insurgentes, para poder hacer llamadas, así de cierto es.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.