MICRÓPOLIS Por Bertoldo Velasco Silva – Y 8 días después… ya para qué

MICRÓPOLIS Por Bertoldo Velasco Silva

 

 

Y 8 días después… ya para qué

 

Marco Puppo, Rigoberto Mares y Armando Martínez, los únicos que cuentan con capital político en el PANBCS

 

Si, tardó 8 días en reaccionar. Mientras su dirigente nacional defendía a sus legisladores federales de ser tachados como “traidores a la patria” por rechazar ese 17 de abril, la reforma eléctrica del presidente López Obrador, ella, la dirigente estatal del Partido Acción Nacional, reaccionaba tarde para salir en defensa de los dos legisladores sudcalifornianos, de ese tamaño es la importancia que le da Guadalupe Saldaña a Marco Puppo y a Sonia Murillo.

No por algo muchos panistas han optado por mejor emigrar a otras corrientes políticas donde sean escuchados y tomados en cuenta. Ella, Lupita Saldaña, antes de asumir la presidencia del Comité Directivo Estatal, había tomado como bandera para ganar esa elección interna, que “era una buena administradora de su tiempo”, y que tendría el suficiente para atender al partido, a sus militantes y a su cargo como senadora de la República.

Muchos de los que están aún como militantes y simpatizantes, han de opinar y se han de decir, “que bueno que no ganó las elecciones ese 6 de junio del 2021, para ser presidenta municipal de Los Cabos”, así les hubiese ido a los cabeños.

Hemos visto a los integrantes de su comité directivo, realizando giras de trabajo por el interior del estado para tratar de ir al encuentro de los pocos militantes que aún le quedan al PAN en la entidad, porque la señora presidente no tiene el tiempo suficiente para hacerlo, ya que privilegia su estancia en la Ciudad de México, atendiendo sus quehaceres de legisladora federal en el senado de la República.

Ese descuido político que Lupita Saldaña tuvo para con los dos legisladores federales, Marco Puppo y Sonia Murillo, es una muestra más de cómo el partido sigue dividiéndose, formando grupos, por un lado, hemos visto como uno de esos grupos está tomando más fuerza cada día, se organizan y trabajan para que su partido no siga cayendo y hundiéndose en la debacle por falta de atención.

Si alguien por ahí me criticaba que por mis escritos estaba propiciando o provocando una división en el PAN en la entidad, o siendo el artífice de la renuncia de militantes, déjeme decirle que las personas que lo han hecho, es porque no han sentido ese respaldo tan necesario después de una derrota electoral como la que sufrieron en los pasados comicios federales del 2021, que como dice el dicho, salieron de Guatemala para entrar a Guatepeor, por aquello de que esa soberbia y falta de respeto a militantes y simpatizantes, sigue actuante y ahora, con mucho mayor fuerza, porque ni siquiera esta donde debería estar.

Sin que esto sea un vaticinio, podemos asegurar sin equivocarnos, aunque se moleste el de las redes sociales, que Marco Alméndariz Puppo, el diputado federal, así como los diputados locales Rigoberto Mares Aguilar y Armando Martínez Vega, van a conformar un grupo que pueda paliar, de alguna manera, los efectivos negativos que representa la dirigencia estatal del PAN.

Los tres, han sentido el desdén de su dirigencia estatal, a pesar de que los tres, representan un gran valor político, no por nada son diputados electos por mayoría, que hicieron una campaña en el 2021, que les permitió llegar a las curules de manera directa y no fue por el principio de representación proporcional, como los que así surgieron y le deben “el favor” a quien los colocó en las listas plurinominales, y que no hicieron trabajo alguno para merecer la confianza del electorado, como el obtenido por Marco, Rigoberto y Armando.

Los tres, tienen un capital político bastante decoroso para volver a competir en próximos procesos electorales, pero lo tendrán que hacer por su cuenta, ganándose la confianza primero de la militancia y los simpatizantes para contrarrestar la animadversión que por los tres, ha de sentir la dirigente estatal.

La presidenta del CDE del PAN, debe sopesar el capital político que representan estos tres legisladores, quienes ganaron aún contra la marea morenista, lo que ella no pudo ganar ni en el 2018 ni ahora en el 2021, pensando quizá, que con “sus redes sociales” le bastaba para obtener un triunfo holgado.

Ya lo habíamos comentado en este mismo espacio, la señora presidente del PAN, ha despreciado el capital político de Armando Martínez Vega, de Rigoberto Mares Aguilar y de Marco Alméndariz Puppo, que a la fecha, son el único capital político real, con el que cuenta el panismo en la entidad, ellos, son los verdaderos panistas, porque el Comité Directivo estatal de los azules, solo son un pequeño grupo que no pesa nada, aún y a pesar de el cargo como senadora o de la diputada local, mientras que la diputada Federal, aun no define, si se va con melón o con sandía, que por cierto, sigue sin pintar en el Congreso de la Unión, cargo al que llegó por el principio de representación proporcional.

Como dice líneas arriba, 8 días después… ya para qué, los diputados federales han sido vapuleados y mientras Marko Cortés, el dirigente nacional del PAN los defendió un día después del rechazo a la reforma eléctrica, Lupita Saldaña se tardó 8 días en reaccionar. Vaya respaldo que tienen esos legisladores federales.

Aquí salta la pregunta, tanto Rigoberto Martes, Armando Martínez y Marco Puppo, agregándole ahora Sonia Murillo, ¿le tendrán confianza a su dirigente estatal?

Se los dejo de tarea.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.