Micrópolis Por Bertoldo Velasco Silva – ¡Rebeca, el dinero no se da en macetas!

Micrópolis Por Bertoldo Velasco Silva

¡Rebeca, el dinero no se da en macetas!

Como ya es costumbre, a la señora Rebeca Barrera Amador, se le hace muy fácil, pedir dinero, pero de manera exorbitante. Ha de pensar que este se da en macetas o en los árboles. Ha de vivir en otro mundo o es que ¿no se ha dado cuenta que estamos en medio de una pandemia y en una severa crisis económica?

¿No se ha dado cuenta que el estado apenas está saliendo a flote con los recursos que le autorizaron para este año y que no hay los ingresos suficientes, porque la actividad productiva apenas está reiniciando? ¿En dónde vive señora Rebeca Barrera? ¿Acaso vive en un mundo paralelo y bizarro donde si hay los recursos económicos que solicita para llevar a cabo las elecciones del 2021?

No es posible que bajo las circunstancias sanitarias y económicas que vive Baja California Sur, usted siga pidiendo una cuantiosa cantidad de dinero para llevar a cabo el proceso electoral del próximo año.

De acuerdo a la información que el Instituto Estatal Electoral emitió el pasado viernes, donde señala que en esa sesión, fue aprobado un presupuesto de 96.448.454,93 y para el gasto ordinario un monto de $ 69.294.739,34, un aumento del 13.42% en comparación con los recursos ejercidos para el proceso electoral y gasto ordinario de 2014, que contaba con un monto de $ 146, 138,405.68.,

Mañosamente en este presupuesto, no incluyó los 49 millones de pesos para los partidos políticos, por lo que la cuenta asciende a un total de 165 735 194.27, y a ello hay que sumarle los 49 millones de pesos para partidos políticos, lo que resulta una onerosa cantidad de 214 millones 743 mil 194 pesos con 27 centavos.

Pero hay que recordarle, que en las elecciones del 2015, entre el presupuesto normal y gasto ordinario, así como el destinado a partidos políticos, la cantidad fue de 144 millones de pesos en total, pero Usted señora Rebeca, justifica el aumento, porque creció el padrón electoral, así como el número de casillas a instalar en el 2021, y a ello sumó, una supuesta inflación del 18 por ciento.

Qué bueno que es un anteproyecto de presupuesto, y que tiene que pasar, primero por el congreso del estado, donde los diputados tienen que analizar a fondo y que una vez hecho esto, se entregará al gobierno del estado para que entregue el financiamiento adecuado a las circunstancias. Por eso, creemos que será esta, una garita muy difícil de pasar, dada las condiciones económicas del estado, porque muchos de los recursos, en estos momentos, se están dedicando a atender la emergencia sanitaria y el apoyo los sectores productivos y de empresas para no seguir perdiendo más empleos formales.

Lo mejor que debería hacer la señora Rebeca Barrera, consejera presidente del Instituto Estatal Electoral, es reducir ese oneroso sueldo de más de 140 mil pesos mensuales que recibe, así como de los consejeros electorales, y directivos y pensar realmente en un presupuesto acorde a la realidad que vivimos, porque repito, el dinero no se da en macetas ni mucho menos en los árboles.

Pero lo más curioso de esta aprobación en el seno del consejo estatal electoral, es que los únicos representantes de los partidos políticos del Trabajo y Revolucionario Institucional, le aprobaron ese proyecto de presupuesto. Raro, ¿no lo creen?

Lo decimos, porque el resto de los representantes no lo aprobaron porque lo consideran un insolto ante la gravedad de la situación por la que atravesamos en estos momentos difíciles causados por el coronavirus en la salud como en la actividad productiva. Un verdadero insulto a la inteligencia, porque mañosamente se presenta un presupuesto de 165 735 194.27 de pesos y por el otro, se solicitará muy aparte, el relacionado a las participaciones para los partidos políticos, que asciende a 49 millones de pesos. Una trampa, que tendrán que ver los diputados. Baste recordar que en las elecciones pasadas del 2015, ese fue el chantaje del instituto, que si no se entregaban los recursos económicos solicitados, se ponía en riesgo el proceso electoral. Y a pesar de Rebeca Barrera, el proceso se llevó a cabo.

En su justificación, el IEEBCS, en ese comunicado que envió a medios de comunicación, establece, que en la situación actual para verificar o evaluar lo presupuestado, es trascendental clarificar algunos datos que diferencian de ejercicios electorales pasados:  el padrón electoral va en aumento, en 2014 habían 479,591 personas inscritas que podían votar, para julio 2020 el número ascendió a 548, 516 (aún no se cierra este asunto por parte del INE),  lo que implica un aumento en los gastos en relación a la necesidad que se producen de insumos para la elección; otro aspecto a destacar es el número de casillas instaladas en la elección de 2018, eran un total de 978, para la elección 2021 se estiman 1056.

Se señala en ese comunicado que; también es importante considerar que durante 2017- 2018 se celebraron 2 elecciones a diferencia de lo que será 2020- 2021 que se contemplan tres: la elección de gubernatura, así como de los 5 municipios y el congreso local. Además, se debe considerar que la inflación desde las elecciones de 2014, numero de elecciones igual a las de 2021 ha ido en aumento a un 18 %.

Por tanto, entre las principales actividades se encuentra el desarrollo y operación del PREP local; sistematizar procedimientos; instalación de 21 oficinas sedes de los órganos desconcentrados del Instituto y de la bodega institucional, así como lo relativo a su adecuada operación, debates, voto en el extranjero. Aunque en este último punto, con respecto a los Sudcalifornianos con derecho a votar en el extranjero, el asunto da un rebote, porque se ignoran cuántos sufragantes son y cuánto se gastará en ello, y si es importante, tomando en cuenta la situación económica del estado, para que se valore si se incluye o no este aspecto, porque realmente no son muchos y no influyen como sucedió en las elecciones del 2018, en la contabilidad de ningún candidato.

Lo cierto de todo esto, es que este “anteproyecto de presupuesto”, se ve demasiado hostil para las finanzas estatales, e insultante para una población que está sufriendo, por una severa crisis económica, pero principalmente de salud. Ojalá y los diputados locales analicen a profundidad este anteproyecto, y si es necesario, exigirle a los integrantes del IEEBCS, que esos sueldos insultantes que cobran, se reduzcan, como parte de una medida acorde a la situación que se vive, porque si lo medimos con un trabajador de cualesquier actividad productiva, de 365 días al año, los consejeros no desquitan el sueldo, porque no laboran ni siquiera un mes, con sus días efectivos. Y ahí, está la discrepancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.