MICRÓPOLIS Por Bertoldo Velasco Silva  Las costosas e impagables multas de Milena, su ineficiencia

MICRÓPOLIS Por Bertoldo Velasco Silva

 

 Las costosas e impagables multas de Milena, su ineficiencia

 

 

Si hubiese un buen servicio de atención a la ciudadanía, si se le escuchara a la ciudadanía, si no hubiese problemas de bacheo en la ciudad, tampoco de alumbrado, de seguridad en los bienes y vidas de los paceños, si hubiese el fomento a la creación de empleos como de inversiones, si se apoyase al deporte, si diese resultados, se conociera el resultado de la auditoría aplicada a los “saqueadores de la administración pasada”, si hubiese agua en las tuberías y su tarifas no fueran tan altas, tal vez, tal vez, sus nuevas disposiciones para aumentar al 500 por ciento las multas en tránsito, no serían tan rechazadas por la sociedad, porque esta se sentiría respondida por su autoridad municipal, de su alcaldesa, pero ésta, ha equivocado la manera de hacerse llegar recursos a las arcas, infraccionando a la gente con costosas e impagables multas.

El problema con Milena Quiroga Romero es que no da resultados en nada. Ella quiere hacerse de recursos financieros aumentando los impuestos, afectando a la población. Su fracaso como gobierno municipal, ha sido rotundo. Aun sigue pendiente aquella frase de esta alcaldesa cuando culpó a la ciudadanía de ser responsable del quebranto económico del ayuntamiento por mil 500 millones de pesos.

Junto con su gabinete el gobierno de Milena Quiroga es mala para establecer estrategias y mecanismos para inducir a la ciudadanía a cumplir con sus contribuciones fiscales, pero jamás, debe echarle la culpa a la ciudadanía de la responsabilidad del quebranto económico del ayuntamiento. Es un gravísimo error político de Milena Quiroga de quien se esperaba mucho más que la administración pasada, por ser profesionista, una ingeniero, que cuando menos en números algo sabe, pero de políticas públicas sobre todo de estrategias para convocar a la gente a pagar sus impuestos, es una párvula, y su gabinete, no se queda atrás.

Seguimos dándonos cuenta que Milena Quiroga, no sabe a qué llegó a la presidencia municipal de La Paz. Durante su campaña política acusó malos manejos de la administración de su homologo partidista Rubén Muñoz Álvarez, pero hasta la fecha, a 6 meses de su gobierno, no ha dado respuesta alguna de la auditoría que supuestamente le practicaría, digo supuesta, porque no hay resultados.

Dijo también que habría agua en los domicilios las 24 horas los 7 días de la semana y los 365 días del año, es decir, nunca faltaría porque tenía la solución al problema. Dijo que acabaría con el huachicoleo del agua, sobre todo de quitarle un pozo a su entonces adversario político en ese momento, Ricardo Barroso Agramont, porque en su rancho tenía un pozo y “estaba explotando el acuífero” para provecho personal y con ello, abatiría la falta de agua en La Paz. Lo que ignoraba Milena Quiroga, que Barroso tiene permiso federal para explotar ese acuífero para uso agrícola, y hasta la fecha, fueron puras mentiras las de Milena Quiroga, pues Ricardo Barroso sigue aprovechando ese pozo.

Milena Quiroga dijo y aseguró que no incrementaría más impuestos y los que estaban, no elevaría sus tarifas. Si lo dudan, ahí están sus declaraciones como candidata a la alcaldía. Pero hizo todo lo contrario. Aumentó los costos en el impuesto predial, pero lo más grave, fue el incremento en las tarifas de agua potable, que de 132 pesos mensuales para uso doméstico, pasó a 180 pesos mensuales, es decir, aumentó 48 pesos por mes, tan solo para los domicilios, para los sectores comercio e industrial, fueron mucho mayores. Este, fue un golpe drástico a la economía de los paceños.

A la par de ello, desde noviembre pasado no ha entregado un solo permiso para todo desarrollo inmobiliario, todo por una presunta corrupción, de un solo caso, pero ha frenado toda construcción de edificios, salvo para los muy “amiguis” de la alcaldesa que ellos, hasta sin permiso están desarrollando sus obras. Se le olvida a la alcaldesa Milena, que el sector de la construcción genera miles de empleos formales en La Paz y que con su absurda actitud, está frenando la inversión en el sector así como los ingresos del 35 por ciento a las arcas municipales.

A pesar de todo ello, la alcaldesa embaucó a los regidores, para que la semana pasada le aprobaron su ambicioso proyecto de aumentar el monto de las infracciones de tránsito en un 500 por ciento. Es la segunda vez que lo logra, la vez anterior, fue cuando rindió su “no informe” cuando estaba enferma de covid-19. Y ahora en esta ocasión, por lo que las redes sociales se convirtieron una esa olla exprés que explotó en contra del ayuntamiento por esa decisión. Y en donde todos, todos, le reprocharon a la alcaldesa Milena Quiroga, la falta de resultados, y le cuestionaron que si así quiere ser candidata en el 2024, que mejor se vaya olvidando porque la población, no la va a respaldar.

Veamos su aumento a las infracciones que empezaron a regir desde la semana pasada: el costo por pasarse un semáforo en rojo es de 1,924.00, y con el nuevo reglamento incrementará a 9 mil 620; estacionarse en banqueta 288.40, subirá a 1,442; conducir a exceso de velocidad 1,924.40, costará 9 mil 622; seguir un vehículo de emergencia actualmente cuesta 577.32, posteriormente habrá que pagar 2 mil 886.60; estacionarse en esquina roja obstruyendo la visibilidad es de 481.10 y ascenderá a 2 mil 405.50; lo anterior con la finalidad de evitar la reincidencia de estas faltas.

Si de por si la población paceña y nadie en México está acostumbrado a pagar las multas por infracción vial, menos ahora. Y si Milena Quiroga pensó, junto con su nefasto asesor que la aconsejó a solicitar este aumento a los regidores, que el ayuntamiento tendría muchos ingresos por este concepto, se equivoca. Los únicos ganones aquí serán los elementos de policía y tránsito municipal, quienes se van a hinchar los bolsillos con las mordidas, que mordidas, los tarascones que se van dar burlándose de su presidenta municipal, que los favoreció con esa determinación.

Si Milena Quiroga y su gabinete fueran eficientes, dieran resultaron, fueran un gobierno confiable y de respuestas, la gente no tendría objeciones en cubrir con sus contribuciones fiscales, sin necesidad de aumentar las tarifas del agua potable, del drenaje, del predial y menos de aumentar el monto de las multas de tránsito, otra cosa sería.

Lo malo del gobierno municipal de Milena Quiroga en La Paz, es que la ciudadanía, no le tiene confianza, porque ésta no sabe en qué aplican sus impuestos, porque la deficiencia en la prestación de estos servicios, es sumamente pésima.

Aún tiene tiempo Milena Quiroga de enderezar su gobierno. Lo primero, es que elimine de su carácter, la soberbia; segundo, quitarse de encima a esos pésimos asesores, junto con la mayor parte de los funcionarios de su gabinete, sobre todo aquellos que atentan contra la integridad física y mortal de los trabajadores municipales, entre ellas, al responsable del DIF como a la directora de Gestión Integral de la Ciudad, está última que es una psicóloga y en su lugar, poner a un ingeniero o a un arquitecto, para que le de resultados, o para cuando menos, sepa para que sirve un topógrafo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.