MICRÓPOLIS /Por Bertoldo Velasco Silva

MICRÓPOLIS /Por Bertoldo Velasco Silva


La presidenta municipal Milena Quiroga, vive el sueño que le heredó Rubén Muñoz, de convertir a La Paz, en la “Suiza Sudcaliforniana”. Por improcedente, v
a para atrás el incremento al impuesto predial. Los Regidores, están encabronados con la alcaldesa. Los funcionarios municipales, a punto de renunciar porque ya no la toleran.Aducen que fue un “informe” innecesario.

Cuando menos, Rubén Muñoz Álvarez soñó en convertir a La Paz en la Suiza Sudcaliforniana, con lo que ello implicaba: la modernización, eficiencia y calidad en los servicios públicos municipales, y en la sana transparencia de los recursos financieros. Pero Milena Quiroga Romero, se creyó ese mundo paralelo a la verdad, y en el resumen de sus primeros 100 días como mandataria en la capital, nos ofendió con su discurso dando a conocer “excelentes resultados”, pensando tal vez, que estamos ciegos, por decir lo menos.

Rubén Muñoz, en su toma de protesta cuando le acompañó a esa ceremonia la ex dirigente nacional de Morena, YeidkolPolevsky -por cierto, esa lideresa no quiso ir a las ceremonias de toma de protesta de los demás alcaldes morenistas, incluyendo a la de Armida Castro, que como observamos, ya se veía venir su salida de este partido-, en su discurso encendido de deseos y buenos propósitos, nos quiso vender la idea de que los ciudadanos que vivimos en La Paz, gozaríamos de las bondades de un mundo moderno como el de Suiza, empezando por plantar el primero de 50 mil árboles en todo el municipio -que por cierto no cumplió con la cantidad prometida-, lo que con ello aseguró, mejoraría el clima de La Paz, al bajarle 4 grados centígrados a la temperatura ambiente.

Cuando nos dijo que viviríamos como en Suiza, casi corremos todos los ciudadanos a las principales boutiques para adquirir las prendas invernales necesarias para protegernos del intenso frío que provocarían sus acciones,porque a la par de que los 50 mil árboles sembrados disminuirían 4 grados centígrados la temperatura ambiente, pues vivir como los suizos, tendríamos que protegernos de esos niveles de frío que se registran en ese país europeo.

Pero olvidándonos de los sueños guajiros del amigo Rubén Muñoz que ahora es diputado federal, y que se la pasa recorriendo el país gracias a su encargo como presidente de la Comisión de  recursos hídricos del Congreso de la Unión, por cierto que no se acuerda de BCS su estado natal que padece serios problemas de suficiencia de agua, pero si anda queriendo resolver y destinar recursos -aprovechándose del cargo- a otras entidades donde la naturaleza es benévola con ellos prodigándoles lluvias que de estas, son muy escasas en nuestra entidad, pues no lo vemos ni tantito cerca de donde fue presidente municipal, el oriundo del municipio de Comondú. Igual allá, Rubén sigue prometiendo a los habitantes de los estados de la república visitados, que se “resolverán los problemas de escases de agua”. Ajá.

Regresando al caso Milena Quiroga, la decisión de dar su “informe de 100 de acciones”, fue de la noche a la mañana. Tanto, que sorprendió a los funcionarios de su gabinete como a los propios regidores que no hallaban respuesta alguna a esa formulación al regreso de la alcaldesa por una gira de trabajo -si así se le puede llamar- a la delegación de San Antonio. Y al llegar a La Paz, puso a trabajar como locos, a su personal para prepararle el escenario en el Teatro Juárez y un día antes del susodicho informe, que no es informe, convocó de buenas a primeras al cuerpo edilicio, y este, incluyendo al Secretario General del Ayuntamiento, el síndico y regidores, así como a sus demás funcionarios, muchos de ellos despreciados por la propia alcaldesa, se tuvieron que chutar ¡TRES HORAS Y MEDIA! del discurso de la edil, que dio a conocer un día después a través de las redes sociales, y ni una sola toma de las cámaras, ni paneosse realizaron, para que aparecieran los regidores que bufaban de coraje por haber sido utilizados como damas de compañía, y sin siquiera ser mencionados en el monólogo de la señora presidenta municipal de La Paz.

Fue un informe como bien se dice, innecesario, porque poco o nada ha hecho la administración municipal para atender las principales demandas de la población en materia de servicios públicos.

Pero esas tres horas y media que tuvieron que aguantar todos los regidores, fueron poca cosa, porque según nuestros informantes, la señora presidenta ya había sido contagiada de covid antes de su dizque informe, hecho que irresponsablemente no procedió a su resguardo y posponer su perorata que dio a conocer un día después, que padecía del covid. Hasta el momento, no sabemos cuántas de las personas que le acompañaron en ese simulacro, resultaron contagiadas por el omicrón. Menudo ejemplo como alcaldesa, que a propósito de esta pandemia, no ha tomado cartas en el asunto para promover el respeto a los protocolos sanitarios que viene llevando a cabo el Comité de Seguridad en Salud, con respecto al semáforo sanitario por el que atraviesa la población paceña.

El “informe”, donde Milena Quiroga dice que La Paz, va bien y que se ha cumplido todo lo que ella “informó”, solo lo avizora en ese mundo paralelo soñado por Rubén MuñozÁlvarez, de convertir a La Paz en una “Suiza Sudcaliforniana”.

De su equipo de trabajo que designó al inicio de esta administración, ya están cansados y al borde de romper con la alcaldesa, que a base de caprichos y sin respetar jerarquías pretende gobernar a La Paz. No respeta ni atiende consejos ni asesorías, y la mala imagen de la señora presidenta, está tan mal, que la población ya no confía en esta autoridad municipal, porque culpó a los paceños, de ser prácticamente responsable de la quiebra económica del Ayuntamiento.

Pero también, la señora presidenta viene arrastrando muchos puntos en contra, cuando en lugar de bajarse el sueldo, le aumentó 10 mil pesos más a su mesada, no se diga del golpe a la economía familiar con el incremento a las tarifas del agua y días después al impuesto predial. Sin embargo, sabemos de buena fuente que este incremento al predial, lo van a desechar los regidores por considerarlo un atentado a la economía de los paceños.

En el fondo, Milena Quiroga ha de pensar que ser alcaldesa sería lo mismo que ser diputada. Sin embargo, cuando fue legisladora local, se recuerda, fue duramente criticada por sus actitudes y despilfarro que hizo de los recursos públicos del Congreso, cuando recibían cerca de 500 mil pesos mensuales de paga entre salarios y demás prebendas, además de gozar otros privilegios, sin hacer nada.

Más aún, dos que tres de sus colaboradoras actuales, están siendo denunciadas por mal trato al personal y le están exigiendo la rescisión del contrato sobre todo a la directora del DIF Municipal y a la de Asentamientos humanos y obras públicas, como de su asistente o secretaria privada.

Del resto de los funcionarios, están esperando el momento si deciden o no renunciar al cargo, por no ser escuchados, pues la alcaldesa pone oídos sordos a las recomendaciones, hace caso omiso a las acciones que se deben emprender para cumplir su función pública.

Si en algún momento Milena Quiroga, con esas relaciones que dice tener con la mandataria de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaun, de contar con su respaldo y con quien se ha tomado algunas selfies, de querer ser la próxima candidata al senado por Morena en el 2024, pues creo que ya perdió esa oportunidad, pues desde el Palacio de Cantera, ya no la ven con buenos ojos.

La señora presidenta ha perdido credibilidad. El Ayuntamiento se le está cayendo a pedazos. Su gabinete -la mayoría- ya no está a gusto ni conforme con sus actitudes. Y los paceños, ya no queremos vivir como los suizos, que le heredó Rubén Muñoz Álvarez, ni tampoco en el mundo paralelo de Milena Quiroga. ¡Los paceños queremos resultados!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.