Micrópoli Por Bertoldo Velasco Silva – Sumas que restan en Morena BCS

Micrópoli Por Bertoldo Velasco Silva

 

Sumas que restan en Morena BCS

 

 

Febrero 03 del 2021

 

Ya no entendí. Atacan a los priistas de ser los mayores corruptos en México, y que por eso la cuarta transformación va a acabar con ese lastre social, pero le dan la bienvenida a Esthela Ponce Beltrán, una ex alcaldesa de La Paz, severamente cuestionada, y ¿la reciben en Morena con los brazos abiertos porque dicen, “le sumará votos” al proyecto morenista? Se me hace que están desesperados, porque pues están “jalando” a quienes fueron sus principales rivales políticos, y ahora ¿Los reciben con bombo y platillo?

Con los antecedentes que tiene la ex alcaldesa paceña, ¿realmente le sumará sufragios al profesor Víctor Castro Cosío? Lo dudo. Primero, porque los morenistas odian a los priistas, y la llegada de la ahora expriista -la verdad no sabemos si tuvo la gracia de renunciar a su partido- a formar parte del equipo del coordinador de la defensa de la cuarta transformación en la entidad, por mucho que diga que “nunca tuvo un pleito con ella y que la considera su amiga”, no dudo que en vez de provocar la confianza de los militantes, esta se vaya a perder por esa “suma”, porque pues carece de capital político en La Paz, ya que siempre trabajo para favorecer a sus más íntimos amigos, cuando fue dirigente del PRI estatal, como legisladora federal y como Presidente Municipal.

Aun se recuerda cuando hace cuatro años, Esthela Ponce Beltrán, Ricardo Barroso Agramont e Isaias González Cuevas, se reunieron con la entonces dirigencia nacional del tricolor, para decidir quién de ellos sería el candidato a la gubernatura en el 2015, porque había una guerra declarada entre los tres, a la hora de las decisiones cuando el ahora diputado Federal y la ex alcaldesa, había acordado que fuera ella, pues se rajó y exigió a cambio, la candidatura a la diputación federal de representación proporcional, dejando de facto, fuera Barroso el candidato a la gubernatura, dejando a toda una estructura política al garete, y de este juego político, pues la dama no quedó palancuda con su grupo político, porque solo negoció para ella.

Cuando alcaldesa de La Paz, anunció una serie de acusaciones de corrupción a su antecesora Rosa Delia Cota Montaño, por endeudar al ayuntamiento. Sin embargo, todo quedó en meras expresiones, nunca apareció esa denuncia formal, pues una justificada razón. Esthela Ponce ganó ese proceso electoral, porque negoció con Rosa Delia, cuando ésta era presidenta municipal, para que sus seguidores sufragaran a favor de la ahora expriista.

Como alcaldesa, los trabajadores del Ayuntamiento, basificados, compensados, de confianza y de lista de raya, sufrieron las consecuencias como nunca antes, por el atraso en el pago de sus quincenas, error que pagó caro cuando quiso ser candidata a la gubernatura, no le dio para buscarla cuando de por sí, ya tenía, antes de iniciar, un promedio de 14 mil votos en contra, los mismos que tendrá ahora el profesor Víctor Castro Cosío, que ayer por la mañana, en una entrevista radiofónica, le dio la bienvenida a su equipo de trabajo.

Por eso la pregunta, ¿Esthela Ponce le sumará votos al profesor Víctor Castro? ¿Estarán contentos los morenistas con esta “suma” priista a las huestes del partido Morena?, luego de que traen su campaña en contra de los priistas por considerarlos corruptos, porque se aliaron al PAN, al PRD, al PRS y al Partido Humanista, ahora por el simple hecho de engrosar las filas de Morena, ¿esos adjetivos desaparecerán y será tratada como una fiel seguidora del proyecto?

Esas son de las incongruencias que no entendemos, ya que el profesor Castro no cuestionó la honorabilidad de la susodicha, cuando afirmó en esa entrevista “la honorabilidad de las personas, yo no las pongo en duda”. Más aún, “con Esthela Ponce llevó una relación política, de respeto. Por eso, bienvenida la solidaridad y el respaldo de las personas que quieran ayudar a transformar el país, incluido ella”.

La incorporación de la ex priista, ya se sabía desde hace casi dos meses, primero a través de rumores y después confirmado y ahora ratificado por el propio abanderado morenista a la gubernatura del estado.

Y así como estás “sumas” restan y descalifican todo lo que acusan a los priistas, cuando en sus hestes hay varios de ellos, sobre todo hechos a un lado en el proceso de selección de candidatos a los diversos cargos de elección popular, también están aquellos que precisamente por esas incongruencias y desaseos en los procesos selectivos, huyen de Morena, porque no hay transparencia en las encuestas, no hay empresas encuestadoras serias, se aplica el dedazo al viejo estilo del PRI que tanto critican, se rompen acuerdos y surgen acuerdos a espaldas de los militantes, privilegiando a los amigos, a las amigas y hasta los familiares, despreciando a aquellos que tienen ascendencia morenista y que se la han partido para acceder a los cargos de elección popular.

Un claro ejemplo de esas renuncias a Morena, es la de los diputados Carlos Van Wormer Ruiz y Sandra Moreno, quienes ya se encuentran en el Partido Verde Ecologista. El primero, que ya viene haciendo trabajo de tierra, un empresario del ramo turístico que ha defendido con todo, el pez dorado para que no se libere a la pesca comercial, un promotor de la pesca deportiva. Y que obviamente contra todo lo que se diga, la abre un tremendo boquete a Morena con su salida.

A todo ello se suma la serie de inconformidades por los procesos internos, la acusación de violencia de género, la parcialidad para la asignación “democrática” de las candidaturas desde antes de conocerse las respectivas convocatorias tanto para las planillas para las cinco alcaldías como para las 16 candidaturas a las diputaciones locales y las dos federales.

La suma de Esthela Ponce al proyecto morenista, no es se suma; suma si, pero de inconformidades entre los morenos; de rechazo a su integración y resta de sufragios rumbo a los comicios del 6 de junio venidero.

Conociendo todo lo anterior, el escenario para Morena y para el proyecto del profesor Víctor Castro, no es halagador, porque falta lo peor, vienen más renuncias de actores políticos con capital político. La palabra unidad, en Morena, no la conocen, y junto con la soberbia, son sus principales enemigos. Y como dice un colega, al tiempo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.