Hable como habla | por Giovanny Carlos | Rescate Estudiantil

HABLE COMO HABLA | Giovanny Carlos

RESCATE ESTUDIANTIL

Hace muchos años, la Casa del Estudiante Sudcaliforniano en la Ciudad de México fue el apoyo principal para que nuestros estudiantes se prepararán de la mejor manera cursando las carreras que no existían en ninguna universidad en Baja California Sur (BCS). Este albergue, criticado por muchos y defendidos por otros, ha sido cuestionado con relación a su permanencia.

Causas del cuestionamiento hay muchas: si la casa tenía justificación de existir al día de hoy, si la estructura de esta vivienda era segura para quienes la ocupan, si había dinero para mantenerla, y otras interrogantes. Pese a esto, lo cierto es que la casa existe, aunque deberían modificarse criterios para ser aprovechada de la mejor manera.

El 9 de agosto de 2016, El Instituto Sudcaliforniano de la Infraestructura Física Educativa (Isife), a través de la empresa consultora Análisis y Diseño Estructural (Andes), dio a conocer que la Casa del Estudiante Sudcaliforniano en Ciudad de México “está en situación de alta vulnerabilidad estructural”, por lo que el ingeniero José Humberto Lucero Castro, presidente del Patronato del Estudiante Sudcaliforniano, detalló que por el momento no se permitiría albergar a más personas en el lugar, por lo que se ofrecieron becas a los habitantes para con ello, en parte, compensar el cierre permanente. Por cierto, esta decisión ocasionó un fuerte desgaste a la marca Gobierno del estado.

Pasó el tiempo y este tema no volvió a ser noticia hasta hace días, cuando padres de familia se manifestaron en el Congreso de BCS para impedir la cancelación del presupuesto de egresos para 202 para este recinto. Sólo un grupo de diputados alzó la voz a favor de esta petición.

El diputado Ramiro Ruiz Flores, apoyado por Carlos José Van Wormer RuizSandra Moreno y Héctor Ortega Pillado, de la bancada Juntos Haremos Historia, aseguró que habrá un presupuesto para que los estudiantes sudcalifornianos, albergados en la Ciudad de México, continúen su preparación académica.

Pese al recorte presupuestal que el Gobierno de México aplica en diversos rubros, y pese a la austeridad republicana, este grupo parlamentario se han mostrado como la mejor cara del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) al ser sensible y empático con la ciudadanía. De hecho, cuando nació esta fracción parlamentaria fue duramente criticada, pero el tiempo ha demostrado que son la Morena light, esa que va a favor de la gente y la coherencia política, a diferencia de la fracción legítima de Morena, en el Congreso de BCS, que son becerros de el Puchas y hacen sólo lo que el exprofe de secundaria diga.

La decisión de Ruiz Flores fue la mejor: otorgar un presupuesto a una institución que ha sido histórica en el crecimiento de BCS, tanto por los profesionistas que regresaron a la entidad a compartir sus conocimientos, como por quienes están por salir a ser formados.

Sin embargo, lo que también debe analizar el diputado, son los criterios para habitar esa casa. Reordenar su funcionamiento es esencial y obligado. Se debe analizar el tipo de persona que habitará en ella, y no ser un espacio de vacacionistas estudiantiles. 

Si la Casa del Estudiante Sudcaliforniano es para estudiar, también se deben realizar exámenes toxicológicos a sus habitantes, establecer un promedio mínimo de calificación para su permanencia y VERIFICAR que quien la ocupe sea una persona de escasos recursos que estudia una carrera que no hay en BCS, porque luego, resulta, en esta casa han vivido juniors que no requería el apoyo ya que al estudiar en una escuela particular, se entiende, tienen para pagar un alquiler.

CANI CANI

Pobrecita Lucía Trasviña. Ahora cree que cualquier crítica es violencia de género. Bueno, tan mal estamos en BCS que hasta algunas empleadas de los medios de comunicación llamas violencia de género a las críticas en contra de una mujer que es funcionaria pública o representante popular. Al notar esta ignorancia es que no me extraña que a todo le llamen feminicidio.

La senadora acusó al periodista Ariel Vilchis de ejercer, periodísticamente, violencia en su contra tras las críticas que el escribano hace en su reconocido medio de comunicación. ¿No recordará la diputada que ella llama pendejo, sátrapas, entre otros apodos a sus opositores políticos?

Pobrecita Lucía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *