BALCONEANDO Por Alejandro Barañano- ¡JUGOSO NEGOCIO!

BALCONEANDO Por Alejandro Barañano

¡JUGOSO NEGOCIO!

A finales de la semana pasada por una razón de salud que hubo en casa, tuvimos que hacer un alto momentáneo en nuestras actividades habituales y eso me permitió poder leer diversas editoriales y muchas notas de varios medios de comunicación, pero sobre todo analice con detenimiento y al detalle un reportaje que me llamó poderosamente la atención.

Me refiero a la excelsa investigación que realizó el colega Martín Durán, la cual fue publicada el pasado jueves en MetrópoliMx, llevando por título “Pagaron artistas a sobreprecio en Expo Comondú 2019” y donde con profesionalismo y puntualidad, dejó en claro que se violentó flagrantemente la Ley de  Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Baja California Sur por parte del Ayuntamiento de Comondú, esto al  adjudicar de modo discrecional un contrato superior a los 4 millones de pesos a un solo promotor por la presentación de algunos artistas que actuaron en esa romería popular.

Y digo que se violentó la Ley de  Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Baja California Sur por parte del Ayuntamiento de Comondú, pues existe la clara sospecha que se inflaron los precios de manera estratosférica y que el proceso de adjudicación curiosamente no fue revisado o vigilado ni por el Comité Organizador y mucho menos –obvio es- por la Contraloría Municipal.

Con todo esto, ahora se sabe que el alcalde José Walter Valenzuela Acosta –el que se tira a perder ya sea en Cuba o en Sinaloa en los momentos de crisis-  fue quien firmó y autorizó un gasto superior a los 4 millones de pesos a costas del erario público, esto de acuerdo a lo marcado en el contrato ADQ-20C/2019 que MetrópoliMx obtuvo durante su investigación.

Además, obra en poder de ellos también un expediente con 957 fojas, y de donde Martín Durán pudo detectar que la Dirección de Adquisiciones del Ayuntamiento de Comondú violentó sin disimulo alguno la Ley de  Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Baja California Sur, ya que en vez de cumplir con lo estipulado en dicho ordenamiento simplemente se le concedió sin más ni más el millonario contrato al supuesto promotor artístico Manuel Macías Saldaña, y en donde sospechosamente no se entregó ni tan siquiera una copia del presupuesto que se le pagaría a cada artista que se presentó en los festejos. ¡Quihubole!

Lo peor del caso es que ese acuerdo fue firmado y avalado por el mismísimo José Walter Valenzuela Acosta, consignando con ello el pago de 497 mil 965 pesos con 52centavos por un concepto nada claro pero si por demás obscuro, pues no viene inscrito ningún desglose para que la ciudadanía pueda entender y saber en qué gastó casi medio millón de pesos que estaban en resguardo en las arcas del pueblo.

Además ese jugoso negocio salta a la vista en el pacto firmado entre José Walter Valenzuela Acosta y Manuel Macías Saldaña, pues no aparece tampoco por ningún lado factura alguna que haya sido expedida por quienes amenizaron las festividades, por lo que se supone que pudieron ser utilizadas como un mero y simple botín en total complicidad con el tesorero Carlos Roberto González Solís.

También MetrópoliMx indagó el precio real en el mercado de los artistas que se presentaron en la llamada Expo Comondú 2019, y mayúscula fue la sorpresa al constatarse que hubo un sobreprecio en todos ellos, y que por ende dejando una ganancia cercana a los dos millones de pesos aproximadamente en favor de los involucrados en tan jugoso negocio

Además el gobierno municipal de Comondú que preside José Walter Valenzuela Acosta fue quien tuvo que pagar el alojamiento de los intérpretes en las “fiestas populares”, mismo que fue por un monto total a los 38 mil 800 pesos.

Pero si eso todo ello ya no fuera poco, el “promotor artístico” que fue galardonado con el suculento contrato de 497 mil 965 pesos con 52centavos, no pagó un solo peso de impuesto por ello, ya que de acuerdo a las cláusulas establecidas éstos serían cubiertos por la administración de José Walter Valenzuela Acosta, quien curiosamente también solventó la contratación del equipo de sonido traído exprofeso desde la ciudad de Puebla, así como la instalación de las subestaciones eléctricas y todos aquellos “pequeños detalles” que se dice surgieron por la organización de la llamada Expo Comondú, o sea, en pocas palabras, todo un jugoso negocio de por medio; por lo que mejor quien esto escribe seguiráBALCONEANDO. . .

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *