BALCONEANDO Por Alejandro Barañano – ¡ENREDADA LA PIOLA!

BALCONEANDO Por Alejandro Barañano

¡ENREDADA LA PIOLA!

Desde que llegó Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México, le apostó todo a una nueva figura en la administración pública federal y que denominó delegados de Programas de Bienestar, con los cuales –se presumió-  controlaría los recursos que se envían a los estados y aseguraría la implementación de los programas sociales, un supuesto eje de su gobierno.

Desde entonces, muchos advirtieron el posible uso político-electoral de los programas sociales y hoy se confirman las sospechas a la vista del coordinador de los delegados de los Programas de Bienestar, Gabriel García Hernández, quien, pues dicen quienes saben que está cayendo de la gracia del oriundo del Macuspana, Tabasco.

Esto viene a colación porque son ya varios los casos graves de corrupción que se han estado dando, y uno de ellos es el ocurrido en Jalisco, donde el “superdelegado” Armando Zazueta, -cercano a Gabriel García y al senador de Morena, Alejandro Peña- concretó una venganza al despedir injustificadamente a los cuatro subdelegados que destaparon sus presuntos actos de corrupción, que van desde persecución política contra quienes no se alinearan con él hasta el nepotismo.

Tan es cierto esto, que el 13 de septiembre del año pasado a Palacio Nacional llegó una carta suscrita por los subdelegados Blanca Olivia Vargas, Leonel Olaf Guzmán, Luis Armando Vargas y María de Jesús Padilla. Ahí expusieron entonces que “Zazueta ha estado buscando posicionar a diversas personas en puntos estratégicos para obtener un beneficio electoral y de estructura”.

La queja –para quien no lo sepa- se interpuso también en las secretarías de Bienestar y de Educación Pública, de María Luisa Albores y Esteban Moctezuma, respectivamente, así como sus órganos internos de control. También llegaron al Instituto Nacional Electoral que preside Lorenzo Córdova, y a la Fiscalía General de la República de Alejandro Gertz Manero.

Supuestamente Andrés Manuel López Obrador ha dicho una y otra vez que no tolerará la corrupción de los “superdelegados”, incluido su coordinador, quien por cierto tiene señalamientos por intromisión en la renovación de la dirigencia de Morena, y eso le hizo ganar una peligrosa enemiga: Yeidckol Polevnsky, quien lo acusa de ser el responsable de manipular el padrón de militantes y de inmiscuir a los delegados federales en asuntos partidistas.

Aquí en Baja California Sur las cosas no son muy diferentes, pues en el caso concreto del enfermo, cansado y lánguido maestro jubilado Víctor Manuel Castro Cosío, la situación está mucho peor, pues se ya se presentó una denuncia formal ante la Auditoria Superior de la Federación –folio 131830/2019- para que se le finquen responsabilidades y en su caso, incluso quede inhabilitado, por lo que tal vez sueño guajiro de llegar a ser gobernador de Baja California Sur está desapareciendo, al grado que quizá ni tan siquiera llegue a ser candidato.

Tan es cierto esto, que ya suman una decena de “superdelegados” los que tienen procesos abiertos por nepotismo, tráfico de influencias, ejercicio indebido del servicio público, esto además de un caso por posible complicidad en robo de alta cuantía y entre otros delitos más como lo es el uso político-electoral de los Programas de Bienestar.

Esto último, es lo que ya causó preocupación e inquietud dentro de la administración de López Obrador, tan así que varios “superdelegados” que representan al gobierno central en las entidades federativas fueron citados a Palacio Nacional, tal y como ha sucedido con el representantes de Baja California Sur, a quien se le recordó abiertamente que debe evitar inmiscuirse en actividades electorales y partidistas, esto aunque a la fecha sigue sin hacer caso.

Cabría recordar que cuando se emitieron los Lineamientos que Regulan las Funciones de las Delegaciones de Programas de Desarrollo se estableció claramente en su primer artículo, que los delegados coadyuvarían a la Secretaría de Bienestar realizando funciones de atención ciudadana, atendiendo al público e informando del avance de padrones y programas, además de canalizar gestiones, pero nunca que estarían en plena campaña proselitista tal y como lo ha venido haciendo Víctor Manuel Castro Cosío desde que asumió el cargo; por lo que mientras algo sucede al respecto, quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.
More information on Akismet and GDPR.