¿Quién es Alejandro Rojas?

Desde pequeño emigró a los Estados Unidos y asegura que se forjó en la clase trabajadora, y al llegar a la zona de Los Cabos laboró en el emblemático Hotel Palmilla de San José, como también en Cabo Del Sol, Ventanas al Paraíso y Cabo Real; es padre de familia y esposo orgulloso de la Doctora Bianca Caro Félix, quien es una distinguida médico cirujano; se considera filántropo desde hace 18 años de edad y eso lo he llevado a apoyar diversas causas sociales.

Por Alejandro Barañano

Sentado cómodamente y mostrándose afable, Alejandro Rojas otorgó una entrevista en exclusiva alDía BCS, y en ella quiso plasmar mediante el dialogo no solo su lado profesional, sino también sus raíces, recuerdos y sus planes a futuro.

¿Cómo puedes definir a Alejandro Rojas?

Mira tocayo, para definirme debo de comenzar a platicarte como empecé, pues desde muy pequeño emigré al estado de California, y ahí fue donde cursó mis estudios de Junior High y High School Collage en las escuelas de Arroyo Grande y Santa María California.

Quizás muchos no lo crean, pero a mis 12 años de edad tuve la oportunidad de formar una primera asociación civil, la cual se denominó “Águila Mexicana”, y tuvo como padre y líder moral a Don César Chávez, mejor conocido como El Caudillo, quien fue un líder nato y que fundó la Asociación Nacional de Campesinos en el año de 1962 para después formar el Sindicato de la Unión de Campesinos, United Farm Workers o UFW, por sus siglas en inglés.

¿Cómo fue tu niñez lejos de México?

Tenía 13 años de edad y ya caminaba por los campos de California llevando la voz a muchos compañeros migrantes, pero debo decirte que dos personas me inspiraron para que llevar la palabra de la lucha, el señor Ballesteros y la señora Patricia Redding, ambos asesores y maestros míos.

En base a eso me dedique por poco más de dos años a visitar algunas escuelas de habla hispana con el objetivo de alentar a los jóvenes de nuestro país, y quien quiera corroborarlo que pregunte en Lompoc, Bekersfield, Fresno, Nipomo, Santa María o Santa Bárbara, entre otras, y así fue parte de cómo vive mis primeros años de vida.

Se te ubica como un hombre sinaloense radicado en Los Cabos. ¿Cómo llegas a este destino turístico?

Me forjé en la clase trabajadora, y muchos saben que laboré en el emblemático Hotel Palmilla de San José como también en Cabo Del Sol, Ventanas al Paraíso y Cabo Real, esto por mencionar alguno de mis empleos.

Con el paso del tiempo pude ascender en diversos cargos como fue en el Consejo Mexicano para la Defensa de los Derechos Humanos, y he participado en varios organismos empresariales como ha sido la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, la Cámara Nacional de Comercio, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios y la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción; y te comento que cuento con un Maestría en Negocios.

¿De tu vida privada que nos puedes decir?

Que soy padre de familia y un esposo orgulloso pues estoy casado con la Doctora Bianca Caro Félix, que es una distinguida médico cirujano. Me adoptó la tierra mágica de Baja California Sur y llevo aquí más de 21 años su residencia.

Se ha dicho que te gusta la filantropía. Háblanos de ello.

Fíjate tocayo que me considero filántropo desde hace 18 años de edad, y mi espíritu altruista, por llamarlo de alguna manera, lo he llevado apoyando causas sociales en la geografía sudcaliforniana y también en otros de la República Mexicana.

Te quiero decir que sin ser funcionario de gobierno he impulsado del deporte en la zona de Los Cabos y he realizado diversos eventos en beneficio de la lucha en contra del cáncer infantil, también he sido promotor de la zona rural, pues hemos podido llevar diversas estrategias para activar la economía en algunas rancherías.

Se ha criticado porque sales en muchas fotos y que te gusta explotar tu imagen. ¿Qué opinas de ello?

Que te digo. Pues que si gozo de la simpatía de diversos gobernantes, celebridades, destacados empresarios de con gran fortaleza económica; y de entre todos ellos destaca mi amistad con quien es considerado el mejor gobernador del país según las encuestas nacionales realizadas, Quirino Ordaz Coppel, quien por cierto hace unos días atrás en su página personal de redes sociales hizo una publicación de cuando fue recibido por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. No lo voy a negar, tengo muchos amigos.

¿Y de esas amistades y de esos respaldos es que nace la idea de incursionar en política?

Mira tocayo, se habla y se escucha mucho de que Alejandro Rojas aquello, o que Alejandro Rojas esto, lo cierto es que cuento con un gran respaldo de personalidades de ámbito político y privado, no lo voy a negar, estoy trabajando día a día recorriendo lugares donde a veces quienes gobiernan se olvidan de volver, por lo que mi fortaleza radica en la clase trabajadora y en el arduo esfuerzo que no he hecho durante los últimos 18 años para impulsar acciones de bienestar.

No hay que perder de vista que traemos una plataforma llamada Movimiento Ciudadano Red360, que es una organización que lleva apoyo social sin distinción partidista, y aunque actualmente no milito en ningún partido político continúo trabajando en las calles y en las colonias de los cinco municipios de Baja California Sur. Eso hago y no lo escondo.

Hace un par de días entregaste diverso material deportivo. ¿Qué te mueve hacerlo?

Mira, apoyamos e impulsamos el deporte en forma permanente, ya que además de los beneficios que la actividad deportiva tiene en la salud de las personas, brinda la oportunidad de que los jóvenes se alejen de adicciones como las drogas y el alcohol, así como del pandillerismo, además de que favorece la integración familiar.

Soy un convencido de que el deporte es un factor de cambio para la sociedad, que inculca importantes valores de vida desde la infancia, tales como el trabajo en equipo, la recompensa al esfuerzo, la realización de sueños, el compañerismo y la competitividad, entre otros, y por eso apoyo y seguiré haciéndolo mientras tenga fuerzas y recursos para ello.

Según nos platicas fuiste tuviste una niñez difícil, donde luchaste para salir adelante. ¿Hoy que las cosas han cambiado que representa un niño con carencias?

A que caray. Es una pregunta que cimbra a muchos, pero te digo que quienes vivimos momentos duros y amargos sabemos que lo más importante es que las y los niños reciban todos los días su alimento, por lo que urge impulsar un mayor apoyo, amparo y acceso a la justicia para los pequeños.

Y de los ya no tan niños, los adultos mayores, que piensas?

Otra pregunta difícil de contestar por lo que todo ello implica. Desde mi punto de vista a medida que las personas llegan a su etapa adulta existen una serie de normas legales e instituciones para garantizar sus derechos, así sea como enunciados. Pero cuando llegas a viejo el libro se acabó para muchos de ellos. El adulto mayor simplemente quiere ser reconocido porque es persona y no debe llevar sobre su espalda en ocasiones su historia familiar.

Para ello, es requisito fundamental dejar atrás las políticas asistencialistas y las que consideran a la vejez una carga para los sistemas pensionarios y de salud, y cuidarlos en todo momento de ser víctimas de maltrato y discriminación. Por eso estoy convencido de que debemos pasar al reconocimiento a sus derechos humanos, y ello debe ser una labor institucional en cada uno de nosotros.

Ya para finalizar. ¿Hay algo que desees agregar?

Agradecer el espacio y tu tiempo, y que nunca olvidemos que Baja California Sur es un estado portentoso, cuyos recursos y paisajes deslumbran a propios y extraños. Con una superficie de más de 73 mil kilómetros cuadrados y un litoral de 2 mil 230 kilómetros, compartimos acceso al Océano Pacífico y al Mar de Cortés por lo que debemos y podemos desarrollar actividades como lo son el turismo, la pesca y el desarrollo sustentable, y por otra parte que acabemos con la descomposición política, el transfuguismo, y el oportunismo que deja evidencia de que hay más ambiciones que ideales, y eso no son buenos augurios. El pueblo sudcaliforniano merece ya gobiernos y administraciones honorables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *