“MISIVA REVELADORA”

BALCONEANDO Por Alejandro Barañano

 

La renuncia a la titularidad del Instituto Mexicano del Seguro Social por parte de Germán Martínez Cázares ha dejado muchas lecturas, pues a pesar de la elocuencia con la que hablaba de Andrés Manuel López Obrador en fechas recientes, era nada menos que uno de los calderonistas más destacados.

Como se recordará, se convirtió en un fanático más del hombre nacido en Macuspana, Tabasco; y como no serlo si se fue un gran fichaje por parte del actual Presidente de México, aunque existe una característica muy propia en la persona de Germán Martínez Cázares, ya que cuando fracasa asume su responsabilidad y renuncia a su puesto, tal y como lo hizo en el año 2009 cuando retiró de la dirigencia nacional del Partido Acción Nacional, esto después de los malos resultados obtenidos en las elecciones intermedias de aquella época.

Pasó el tiempo y repentinamente –para sorpresa de muchos-  decidió unirse al grupo de AMLO en vísperas de las elecciones de 2018 y con ello se convirtió, primero, en Senador de la República y luego, en director general del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Pero a inicio de esta semana que recién termina, presentó una misiva renunciando a la posición otorgada bajo la premisa de no estar de acuerdo con los recortes presupuestales, y además alertando sobre algunas posibles consecuencias fatales por la falta de recursos que en este momento se vive en muchas dependencias de gobierno.

Quizás muchos podamos no estar de acuerdo con la llamada austeridad republicana de Andrés Manuel López Obrador, sobre todo porque – a modo de consideración personal- los recortes debieron haberse hecho con bisturí y no a machetazos, y ante la prisa que caracteriza al actual gobierno al tratar diversos rubros, fue inevitablemente que se terminara con amputaciones y no con cortes finos y bien trazados, y ahora estamos viendo las consecuencias. ¿O me equivoco?

Así, con la decisión tomada por Germán Martínez Cázares fue que se convirtió en el primer miembro del gabinete presidencial que denostó abiertamente las nefastas consecuencias del machetazo presupuestal, pues claro quedó que  la operación cotidiana en el Instituto Mexicano del Seguro Social sufre y sufrirá aún más conforme no lleguen los recursos necesarios, y Baja California Sur para quien lo duce, no está exento de ello, así que aguas.

Tan es así, que Germán Martínez Cázares argumentó en su carta renuncia que “ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano”, y su dicho inevitablemente generará muchos debates con respecto a lo que tiene que hacer un gobierno de izquierda; esto por seguir inyectándole dinero a ese barril sin fondo que se llama Petróleos Mexicanos y detener los proyectos de infraestructura hospitalaria. Ahí el meollo del asunto.

Ojalá y Germán Martínez Cázares no tenga voz de profeta o se convierta en un puntual agorero, pues cuando dejó la dirigencia del Partido Acción Nacional conminó al instituto político a debatir su futuro para evitar otro fracaso electoral como el que habían sufrido, más no le hicieron caso y así les ha ido.

Luego entonces con esta nueva renuncia que recién presentó, queda claro que invita al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a proyectar un nuevo ejercicio sobre la austeridad y dejar de lado los recortes a punta de machete; y lo digo porque en el año del 2009 la abdicación de Germán Martínez Cázares fue una especie de mal vaticinio para los albicelestes, y una década después su dimisión bien podría avizorar desdichas no solo para AMLO sino también para MORENA; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

 

RÉQUIEM: Con profunda tristeza me enteré del fallecimiento de Doña Sarita Echevarría viuda de Liceaga, más sin embargo el rastro que dejó su existencia es un regalo para todos quienes tuvimos la fortuna de conocerla, ya que con su amor, bondad y cariño hizo crecer y florecer la obra que sembró, aprovechando al máximo el tiempo que Dios le permitió vivir. . . Siempre la recordaremos con gran devoción pues seguirá viviendo dentro de nuestro corazón, aunque esté allá en el cielo, donde podrá descansar en paz. . .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *